Protestas de meseros y familiares de enfermos de cáncer en plena contingencia sanitaria en Centro Histórico casi muerto de comercio

0
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Por Javier Ramírez

Ciudad de México, México.— Con todo y contingencia sanitaria, protestaron este lunes meseros con bloqueo de calles y familiares de enfermos con cáncer a las afueras de Palacio Nacional en demanda de apoyos y medicinas con un zócalo semivacío cercado con vallas en su perímetro.

En el Centro Histórico (CH) capitalino, según las autoridades, supuestamente el 93 por ciento de los negocios cerraron sus cortinas y el resto continúa sus actividades por venta de comida y actividades bancarias.

Alrededor del CH como en La Merced y en la calle de López, la actividad comercial continúa en el día 6 de contingencia sanitaria. En República de El Salvador se vio mucha actividad de parte de policías de tránsito que conversaban con automovilistas. Cada quien en su negocio.

La calle peatonal de Madero, de plano las autoridades la tuvieron que cerrar para que la población dejara de acudir al centro capitalino. Y mucha gente se pregunta en dónde queda ese precepto constitucional del libre tránsito.

Desde muy temprano meseros y familiares de enfermos de cáncer se manifestaron a las afueras de Palacio Nacional para exigir los primeros apoyo para sobrevivir ante la falta de ingresos por el cierre de sus centros de trabajo, y los segundos para demandar medicinas necesarias para sus enfermos. Luego los meseros se manifestaron a las afueras del edificio en donde está la secretaría de gobierno capitalino.

Por la falta de respuestas por parte de las autoridades del gobierno capitalino, a cargo de Claudia Sheinbaum, los meseros bloquearon varias calles céntricas, entre ellas República de El Salvador, Pino Suárez, Izazaga. Horas más tarde, el gobierno capitalino dio a conocer que tuvieron una reunión con ese gremio sin dar ninguna respuesta a sus peticiones de los inconformes. En República de El Salvador, hubo conato de pleito entre los inconformes y los usuarios del metrobus, por la protesta que llevaba a cabo.

De acuerdo al gobierno citadino, la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México recibió a meseros que se manifestaron en Palacio Nacional para demandar apoyos económicos durante la contingencia sanitaria.

Arturo Medina, subsecretario de Gobierno de la Ciudad de México, informó que se encuentra en mesa de atención con este sector de trabajadores de la industria restaurantera, 87% de los cuales son del Estado de México y 13% de la capital, a decir de ellos mismos.
El servidor público precisó que estos prestadores de servicios se quedaron sin trabajo, ya que suspendieron eventos y se cerraron lugares donde trabajaban de manera eventual.
Comentó que los meseros externaron no contar con seguro social o alguna prestación, debido a su condición de eventuales, y los patrones con los que colaboraban se han deslindado de cualquier corresponsabilidad en su atención.

Dijo que durante la reunión con ellos, se acordó la instalación de mesas de trabajo con el Estado de México, a través de la Secretaría de Gobernación, cuyo representante estuvo presente.
Cabe señalar que en esta mesa de trabajo, presidida por la Secretaría de Gobierno capitalina, también estuvieron representantes de las secretarías de Desarrollo Económico; y de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

El hecho es que no tuvieron ninguna respuesta a sus peticiones.

El gobierno capitalino presumió de que se cerraron el 93.9 por ciento de los 2 mil 485 establecimientos de actividades no esenciales, ubicados en 32 calles del Centro Histórico, y admitió que solamente pueden estar abiertos 185 establecimientos con actividades de alimentación, medicamentos y servicios bancarios como parte de las medidas para prevenir y evitar el contagio del Coronavirus (COVID-19).

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, hizo hincapié de la colaboración y responsabilidad de los negocios mercantiles en el centro de la capital para atender el llamado oficial del gobierno capitalino ante la epidemia del COVID-19, con el propósito de cuidar la salud de sus trabajadores y la ciudadanía.
“Ha habido mucha colaboración de los centros de negocios mercantiles en el centro de la Ciudad de México. Seguimos insistiendo, de nuevo a quedarse en casa, es la medida preventiva más importante que podemos tener para poder disminuir la curva de contagios y que haya menor número de personas, congruentemente, en los hospitales de la Ciudad de México”, expresó.
Las autoridades recordaron que hay una sanción administrativa de suspensión de actividades y en caso de reincidencia, según el giro, se aplica lo señalado en el Título IX de la Ley de Establecimientos Mercantiles local.
A las afueras del Centro Histórico todavía se ven algunas negociaciones que siguen vendiendo sus productos. Es el caso de La Europea que tiene abiertos sus establecimientos para vender sus vinos y licores de Ayuntamiento y la calle de López.

En la parte oriente del CH, el mercado de La Merced continúa con sus actividades comerciales en la vía pública y los negocios establecidos.

En tránsito vehicular también se observó en varias avenidas del centro capitalino. Además en Fray Servando Teresa de Mier hubo carga de automotores como se ve en la gráfica.

Así transcurrió en el Centro Histórico el día 6 de contingencia sanitaria declarada por el gobierno federal.