Un cuarto de siglo sin Luis Donaldo

0
Colosio

Zona Sísmica

AMLO: “Cené dos días antes con Colosio”

El PRI volverá a la palestra política: Albarrán

Por Marco Polo Aguilar

“Las balas del odio, el rencor y la cobardía”, interrumpieron la vida de Luis Donaldo Colosio Murrieta la tarde del 23 de marzo de 1994 en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California, cuando su campaña política por la presidencia de la República, como candidato del Partido Revolucionario Institucional, apenas comenzaba.

Esas balas “dieron fin abrupto a su existencia, pero no a las ideas por las que luchó” y a un cuarto de siglo continúan vivas y mantienen vigente la esperanza de un cambio.

Al parafrasear las palabras de la también extinta Diana Laura Riojas de Colosio, su compañera, pronunciadas dos días después del fatídico homicidio en el cementerio de Magdalena de Kino, en Sonora, busco recuperar ese sueño perenne de un país mejor, en el que la recompensa obedezca más bien a la cultura del esfuerzo, que a la tranza, el cochupo, el engaño o la simulación.

Pero también buscan rescatar la visión de ese país, en el que la política sea un medio de servicio y no un vehículo para el beneficio de unos cuántos y en el que cada uno deba encarar en el día a día, las consecuencias de sus actos; lo mismo en lo individual que en lo colectivo, y en el que quede desterrada, de una vez por todas, la recurrente idea de culpar a los demás como una forma de expiar las culpas personales.

El presidente del PRI Guerrero, Esteban Albarrán Mendoza, al encabezar en Chilpancingo el 25 homenaje luctuoso a Luis Donaldo Colosio afirmó que el sonorense “representaba la corriente crítica que pretendía modernizar el interior del partido, reestructurarlo y llevarlo a una nueva relación con el gobierno federal priista de aquel entonces, devolviéndole al PRI una autonomía para ejercer la autocrítica, modernizarse y tener contacto más directo con la población”.

“Hoy nuevamente, tenemos que enmendar el camino para volver a la palestra de la vida pública y política, abanderar las causas de los más desprotegidos, acercarnos a la población y mostrar un lado más humano de la política como lo anheló Colosio, quien afirmaba que se equivocan quienes piensan que la transformación democrática de México exige la desaparición del PRI”, dijo Albarrán Mendoza

Muchas cosas han transcurrido en este cuarto de siglo, desde aquella tarde en que perdimos a Luis Donaldo.

Hoy, la alternancia en la vida política del país, pasó de ser un acuerdo “bajo la mesa”, para convertirse en una realidad que, por difícil de aceptar para algunos, es un bien palpable y libre de adjetivos.

Muchas cosas han cambiado en México en los 25 años en que el sonorense ya no está más con nosotros y a pesar de que la investigación sobre su homicidio sigue siendo letra muerta, el anuncio de la desclasificación de información sobre su expediente, abre algún resquicio a la posibilidad de un avance, por mínimo que sea, hacia el hallazgo de pruebas sobre el complot que le arrancó la vida.

El arribo a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, impulsado por MORENA, el movimiento que lo llevó al poder, es sin duda un parteaguas difícil de concebir hace un cuarto de siglo.

No obstante, habla del espíritu democrático que el propio Luis Donaldo impulsaba, el mismo que le llevó como presidente del PRI, a promover la renuncia de Xicoténcatl Leyva como gobernador de Baja California y en ese mismo año y en ese mismo estado, a reconocer la primera derrota priista a una gubernatura, en la persona del panista Ernesto Ruffo Appel.

Hombre de ideas y hechos, Luis Donaldo Colosio prefiguraba entonces un perfil inédito en el aún entonces partido de estado.

Surgido de una familia de clase media, su talento y capacidades le llevaron a estudiar becado en el ITAM y más tarde en las Universidades de Pensilvania, en los Estados Unidos y en Laxenburg, en Austria. Posteriormente acuñó una exitosa y prometedora carrera en la administración pública federal.

Creía, además, que la mejor manera de promover el avance de México en todos los frentes, era promoviendo el desarrollo regional y en esta ruta, fue haciendo equipo con hombres de talento, profundos conocedores de la realidad nacional y poseedores como él, de una amplia capacidad de trabajo.

Pero lo que más logró proyectar su imagen y su aceptación entre las mayorías, es la verdad de su liderazgo, su carisma y sencillez. Colosio nunca perdió el piso ni su capacidad de escuchar.

Era eso lo que le mantenía tan cerca de la gente y esa capacidad verdadera de interlocución con el pueblo, lo que le sigue manteniendo como el símbolo de la esperanza en un cambio real para México.

Buena parte del éxito alcanzado por AMLO y su proyecto se basa en las fortalezas del colosismo, prueba de ello es que quien se ostentara como secretario particular del de Magdalena de Kino, es hoy el secretario Federal de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno que encabeza López Obrador: Alfonso Durazo Montaño.

A unos días de cumplirse 25 años del homicidio de Colosio, el propio presidente Andrés Manuel López Obrador reveló a la opinión pública haberse reunido dos noches antes en una cena con el entonces candidato presidencial priista, en casa de la economista y activista social Clara Jusidman.

López Obrador, entonces militante del Partido de la Revolución Democrática buscaba la gubernatura de Tabasco, su estado natal, de ahí que este encuentro cobre hoy relevancia, pues a 25 años de distancia, AMLO es hoy presidente de la República, mientras que Colosio, es un ideario vivo y prueba de que la única forma de mover a México es a través de la construcción de liderazgos reales.

Algo que a la mayoría de priistas sobrevivientes de la debacle electoral de 2018 sigue pasando frente a su nariz, sin que se resignen a entenderlo. ¿Tú qué piensas amigo lector?

Movimientos telúricos…“Después de un año electoral que dejó claro el rumbo que la ciudadanía deseaba que tomara el país, nuestra Nación se afirma con una visión de futuro clara: alcanzar un desarrollo incluyente en un marco de paz social”, aseguró el gobernador Héctor Astudillo Flores, al reconocer, ante los asistentes a la clausura de la 82 Convención Bancaria celebrada en Acapulco, que Andrés Manuel López Obrador “es un buen gobernante, comprometido con México”…el presidente de México también le correspondió al mandatario guerrerense y expresó: “Muchas gracias al ciudadano gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, que ha sido muy respetuoso, que hemos trabajado de manera coordinada”…en si fue un evento bancario lleno de halagos, con dos gobernantes que llegaron al poder por diferentes partidos políticos y que ahora están urgidos en demostrar ante la ciudadanía, el crecimiento que han hecho de sus respetivos gobiernos…También en Acapulco, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al anunciar una inversión inicial de 600 millones de pesos para el municipio de Acapulco de Juárez dentro del Programa de Mejoramiento Urbano “Mi México Late”, señaló que en el puerto del Pacífico “no queremos que haya contrastes, que haya dos Acapulco, el de los turistas que van a los hoteles de gran turismo, de cinco estrellas y el Acapulco de los pobres, eso no es justicia”…[email protected]