Puntos de vista totalmente encontrados

0

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Por Roberto Vizcaíno

Luego de un caudal de sugerencias y peticiones de todos los actores políticos y empresariales, de la academia y el análisis, para que aplicara un plan de rescate económico y financiero a pequeñas y medianas empresas en el país y garantizar no sólo la reactivación de las cadenas productivas sino el empleo en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador salió con un nuevo plan de recortes presupuestales y salariales, de desaparición de 11 subsecretarías y de cancelación de bonos y aguinaldos para la ya no tan alta burocracia, que dejó fríos a todos.

El eje de su anuncio fue el de ratificar que sus programas de reparto de dinero a 22 millones de mexicanos de segmentos sociales específicos continuarán, como seguirán también adelante, sin retraso alguno, sus 3 grandes obras: Tren Maya, la Refinería 2 Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía.

La verdad es que su plan no puede calificarse para nada como un programa de apoyo a las empresas mexicanas ante los estragos de la pandemia del coronavirus.

Su anunciado plan no sólo dejó pasmados y boquiabiertos de todos quienes le reclamaban un rescate a medianas y pequeñas empresas, sino que hizo que cobrara fuerza el editorial del diario londinense The Financial Times que días antes había advertido que la presidencia de Andrés Manuel López Obrador no sólo es de visión y sentido “imperial”, sino que prefigura claramente una “catástrofe” para México.

Las “torpes” y erraticas medidas tomadas por el tabasqueño ante la pandemia y a lo largo de año y meses de su gobierno, indicó el diario especializado en economía y finanzas, advierten una repetición aquí de la “catástrofe humanitaria de Venezuela”.

Bajo el encabezado de “El despliegue de una tragedia presidencial”, el editorial del reconocido diario inglés repite las proyecciones de las calificadoras y organismos internacionales como la OCDE, FMI, Banco Mundial y otros de que México será uno de los países más afectados por la pandemia y el derrumbre del precio internacional del petróleo.

Y cómo todos dentro y fuera, especialmente por los empresarios, se condolió de que AMLO no haya aplicado ningún alivio fiscal a los afectados y menos aún apoyos crediticios o subsidios directos a las empresas y expresó su estupor ante la decisión de continuar contra viento y marea con la construcción de los tres proyectos antes señalados.

Frente a esto, y en forma sorpresiva e inédita, el diario pide a todos los mexicanos lanzar “desafíos legales” contra las decisiones de López Obrador, especialmente sobre las “más cuestionables”.

No dudó en calificar al gobierno de la 4T de “populista de izquierda” que ya desde antes de la aparición del Covid-19 ya arrastraba a México hacia “una oportunidad fracasada, pero (todavía) no a un desastre”.

Y agrega:

“Más y más voces en la élite de México hablan de que se avecina una tragedia. Los líderes de negocios propusieron una alternativa al plan de respuesta contra el virus. A veces se oyen las escasas voces disidentes de la alianza gobernante de López Obrador. Pero México tiene una presidencia imperial y un presidente imperioso. El tiempo está siendo peligrosamente corto”.

“NO, NO, NO… ¡SON EXTRAORDINARIAS Y CORRECTAS!”

Como ya es regla, ante la ausencia del gabinete y del círculo cercano a Andrés Manuel López Obrador, quien salió a defender y explicar al Presidente fue de nuevo el zacatecano Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política y líder de la mayoría de Morena en la Cámara alta.

Monreal no dudó en señalar que las diez medidas económicas anunciadas por Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México y las de Andrés Manuel López Obrador apoyarán y fortalecerán a las pequeñas y medianas empresas  frente a las consecuencias de la pandemia del Covid-19:

Son extraordinarias y correctas”, subrayó.

Doctor en Derecho, el zacatecano señaló que las decisiones de Bancomex tienen como objetivo aportarle liquidez a las instituciones financieras, robustecer su capacidad de préstamo, pero además también fortalecer en este momento a las PyMES, a las MIPyMES, a las empresas.

“Celebro las medidas que @banxico y el Poder Ejecutivo, encabezado por el presidente @lopezobrador, han anunciado para hacer frente a la crisis sanitaria. Son decisiones duras, pero responsables con la sociedad, ante un nuevo orden mundial. México está listo para el cambio”, subió por Twitter.

“Aportar 750 mil millones de pesos es un buen anuncio del gobernador del Banco de México frente a la epidemia COVID-19, y frente a esta decisión que nos está generando situaciones económicas inesperadas, devastadoras, y junto con el decreto que hoy emite el Presidente de la República, sobre medidas económicas y sobre decisiones al interior del Gobierno, es una decisión dura”, aceptó.

Agregó:

“Son decisiones duras… todos los Poderes debemos hacer lo mismo, deben hacer lo propio en esta época tan grave de la pandemia”, apuntó.

Monreal pidió reconocer que estamos frente a un nuevo orden mundial, que va a requerir, no sólo la revisión profunda de los planes fiscales, de la política fiscal, sino también de la progresividad fiscal e incluso mayores compromisos del Gobierno y del país.

Y precisó que, de acuerdo a los artículos 24, 26, 28 y 74 constitucionales, el único facultado para conducir la política económica y solicitar empréstitos es el Presidente de la República.

Las medidas anunciadas por el Banco de México, dijo, garantizarán recursos no solo a la banca comercial, sino a la de desarrollo, a través de la cual los empresarios podrán obtener créditos a una tasa equivalente a la interbancaria a cambio de títulos de deuda de gobierno y bursátiles, para que a su vez otorguen créditos a sus clientes a tasas más bajas.

“Se trata de 10 medidas importantes para apoyar a las empresas de todo el país. Esta acción, llevada a cabo por Banxico bajo su condición de autonomía constitucional, es una buena noticia para la economía mexicana y una prueba de la valía de la cooperación interinstitucional para superar un reto de la magnitud del COVID-19”, enfatizó Monreal para definir una respuesta distinta a la de otros actores como The Financial Times y las organizaciones empresariales del país y la oposición política en su conjunto.

En este contexto, Alejandro Díaz de León, Gobernador del Banco de México, reiteró ante los medios que las proyecciones indican que las remesas de trabajadores mexicanos en el exterior se reducirán un 20 por ciento