Una más de Monreal; la Ley de Amnistía va… y da raspones a la oposición

0
DF

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Por Roberto Vizcaíno

El trámite de aprobación de la Ley de Amnistía que exigía el presidente Andrés Manuel López Obrador, fue impecable. Sin mayores complicaciones y apenas con un leve debate, ayer mismo salió del Senado para ser promulgada por el Ejecutivo Federal de inmediato.

Detrás la obvia y muy efectiva mano izquierda del zacatecano Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, líder de la mayoría de Morena en la cámara alta y tramitador de las mayores reformas de AMLO y su 4T.

Todo ocurrió en una rápida sesión senatorial cargada de precauciones antivirales realizada en medio del aislamiento y la lejanía social impuestos por la pandemia del coronavirus, pero no exenta de reclamos y acusaciones.

De entrada Ricardo Monreal, como lo había adelantado el día anterior, indicó que esa misma oposición (PAN, PRIU, MC y PRD) que se queja de dictados autoritarios presidenciales para imponer líneas al Senado, fue la que en un desplegado pedía al presidente López Obrador ordenarle a los senadores de Morena y aliados, abrirse a un debate más amplio sobre el coronavirus.

O sea…

“Al Senado se le ponía de rodillas en el pasado; eso es historia”, dijo el zacatecano.

“Hoy nos hincamos ante el pueblo… a veces se les olvida, pero apenas en un desplegado de los senadores de la oposición, ellos mismos pidieron al Presidente de la República su intervención en asuntos del Senado…

“O sea, acudieron (ante) al Presidente de la República los cuatro partidos para que nos llame la atención o nos ordene los temas que ellos quieren que se incluyan; y nosotros hemos dicho que el Presidente de la República es titular del Poder Ejecutivo Federal y que lo respetamos, pero que no nos subordinamos a ningún Poder”.

… zambomba!!!, recaspita, recorcholis, o como diría Robín el inseparable de Batman: ¡Santa Desfachatez!

Puros amagos y ejercicios de sombra.

SE HUNDE EL PETROLEO, EL MUNDO, Y AMLO SONRIE

Como dicen los expertos: no hay hoy nadie en su sano juicio que no advierta que el mundo entero vive una de las peores y más inciertas crisis económicas de su historia.

Los investigadores de los mayores centros, instituciones y academias del mundo desarrollado -premios Nobel y una tropa de analistas con los más altos grados y títulos-, adelantan caídas de hasta dos dígitos en los PIBs de cada país en el orbe.

Nadie se salvará de esta.

En medio de tal desastre provocado por toda una serie de factores (guerra del petróleo, caída de precios del crudo, guerra económica EU-China y de Trump contra el resto del mundo, etc, etc-, pero sobre todo por los efectos de salud y económicos de la pandemia del coronavirus el México gobernado por Andrés Manuel López Obrador venía en caída libre (desconfianza de empresarios e inversores, cancelación del aeropuerto de Texcoco, la insistencia del de Santa Lucía, lo de Dos Bocas, el Tren Maya, el pleito contra grandes empresarios, fuga de capitales, ausencia de inversiones, etc, etc), en escenarios de crecimiento menos cero.

Nada para sonreír ni ufanarse de algo.

Pero pues el caso es que sí hay alguien que todavía sonríe y además habla de que lo que ocurre en México con el manejo de la crisis, será ejemplo para el mundo entero.

¡¡¡Orale!!!.

Y no sólo eso, López Obrador asegura que contra lo que afirman muchos, incluso dentro de su círculo, hay suficiente “dinero en la caja”, para enfrentar la crisis económica global e interna “por lo que no se necesitará pedir préstamos”…

El primero en sorprenderse de lo que dice AMLO es su exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien en su artículo del lunes en El Universal asegura que su exjefe encabeza un gobierno “pasmado… agarrotado… (que) no tiene ni idea de qué hacer… que apenas atina a dar palos de ciego a diestra y siniestra, y que insiste en afirmar que este año tampoco habrá un déficit público”.

Urzúa le recuerda a López Obrador que en 2019 su administración si tuvo un déficit de 2 por ciento del PIB y de que en este 2020 “cómo van las cosas, el déficit público rondará al menos, el 5% del PIB”.

Y eso porque por la caída económica “por la que estamos pasando los ingresos tributarios se caerán entre 1.5 y 2 veces por cada punto que se contraiga el PIB”, que el FMI dice será de casi 7 puntos.

O sea Urzúa está previendo un derrumbe económico del PIB del México gobernador por López Obrador, de quizá un 14 por ciento.

“… tras la caída del precio del petróleo y la rebaja en las notas crediticias de Pemex y de CFE, se requerirán este año al menos dos puntos del PIB para mantener apenas a flote al sector energético.

“Pero si el gobierno federal (es decir, López Obrador) no quiere enfrentar de manera realista el asunto hacendario, no vale la pena abundar más sobre ello. Al final del día, lo que el gobierno piense o deje de pensar (o sea López Obrador) al respecto, es casi irrelevante ante un asunto de muchísimo mayor importancia: el desempleo laboral de proporciones mayúsculas que ya se está dando en toda la República. Desde principios del año hasta mediados de este abril, el número de trabajadores que ya perdió su empleo, nada más en el sector formal, se acerca a la cifra de 500,000 mexicanos; y esa cifra se duplicará, al menos, durante el resto del año (algunos pronósticos, sin embargo, ya predicen un millón y medio de desempleados)”.

Frente a este desastre, dice Urzúa, el reparto de 25 mil millones de pesos (es decir apenas el 0.1% del PIB), entre un millón de empresas de todos los tamaños representa apenas “una curita (que) no sirve de nada para contener una hemorragia”.

Para decirlo fácil y rápido, el señor Urzúa ve que su exjefe no está haciendo lo que debería para enfrentar en serio el desastre económico -y con ello el social y político; de seguridad nacional- que se nos viene encima.

Como colofón a todo esto, ayer lunes el mundo vio cómo el precio del petróleo bajo a menos de su costo de producción.

Frente a esto, la insistencia de López Obrador de mantener un nivel alto de producción de petróleo es simplemente una enorme estupidez.

Saturado de petróleo, el mundo ve cómo los productores no hayan qué, hacer con sus exportaciones ni dónde meter su petróleo para no pagar ni transportación ni almacenamiento.

En este escenario, el gobierno de López Obrador se enfrentará a una realidad: entre más produzca más alta será la pérdida.

Pero pues ya ven ustedes que él mismo se jacta de ser necio, y de que no cambiará…

En medio de eso estamos todos los mexicanos y el futuro del país. Así de simple y directo.

Y por si todo lo anterior no fuera suficiente para preocuparnos, el periodista Carlos Loret  reveló la carta que Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial envió a AMLO donde plantea que el mandatario pretendía que el empresario violara la Ley.

Salazar se conduele de haberle perdido la confianza al Presidente. E invita a AMLO a recuperar la interlocución con los hombres del dinero en México y a trabajar juntos por el bien del país.

En el fondo del texto está el obvio rompimiento y confrontación entre López Obrador y los empresarios e inversionistas y lo que eso significa en el derrumbe del país.