Resistencia a morir vida citadina, pese desplome de ventas, aumento de precios a productos básicos, dólar a 25.00 pesos y un coronavirus encima de mexicanos

0

Por Javier Ramírez

Ciudad de México, México.–  Con un dólar en 25.00 pesos, ventas desplomadas en el centro histórico, plantones de petroleros y triquis a las afueras de Palacio Nacional y edificios del gobierno capitalino y una plancha del zócalo casi vacía, dosificación de cuentahabientes para ingresar a bancos, la vida de la Ciudad de México se resistió a morir, pese al anuncio de las autoridades del cierre cines, bares, teatros, centros deportivos, gimnasios y la “sana distancia” para evitar propagar el coronavirus.

La población empezó a denunciar los supuestos abusos de los grandes comerciantes, pues el kilogramo de frijol se vendió hasta en 60 pesos y el precio de huevo, en la Central de Abasto se cotiza en 37.00 por kilogramo,  alcanzó precios de hasta 90 pesos por paquete. Los comerciantes de los mercados públicos como en la Pro—hogar  aseguran que jamás cerrar sus establecimientos, pese a que las autoridades determinen el cese de todas las actividades. En arterias de la zona de la Merced, casi todo fue normal, venta en la vía pública y las meretrices ejerciendo su actividad en las aceras de Circunvalación y San Pablo.

En el Registro Civil de Arcos de Belén, algunos capitalinos despistados quisieron hacer trámites, pero la orden del gobierno capitalino fue cerrar sus instalaciones entre el 23 de marzo y 17 de abril próximo. Eso sí, no podían faltar los sujetos que ofrecen actas de nacimiento “chuecas” y otros trámites, cuya actividad se había erradicado con un operativo hace varios años, pero, se ve que hoy hay complacencia de las mismas autoridades capitalinas, a cargo de Claudia Sheinbaum.

La circulación vehicular “normal” por las principales avenidas de la capital del país. En las calles del centro de la ciudad, el paso de automotores se observó con flujo importante. Algunas policías de vialidad se ocupaban de hablar por teléfono por su móvil e incumplir con su trabajo de agilizar el tráfico enfrente del edificio central del gobierno capitalino.

En las sucursales bancarias del Centro Histórico ninguna de ellas tenía la cotización del dólar a la vista. Una empleada bancaria del HSBC de la calle de Venustiano Carranza e Isabel la Católica, cuando se le preguntó sobre ese particular, se dirigió al monitor y solamente ahí se pudo saber el costo del dólar que en ese momento era de 24.85 a la venta. En un banco Azteca de la Calzada Ignacio Zaragoza, la cotización alcanzó 25.09 a la venta.

En esos establecimientos bancarios del Centro Histórico, se dispuso la dosificación de los cuentahabientes, es decir, tuvieron que hacer fila en la calle para entrar poco a poco a realizar sus movimientos bancarios para evitar la acumulación de personas y cumplir con la “sana distancia” recomendada por las autoridades.

Algunos comerciantes céntricos se quejaron de que sus ventas se cayeron, y recordaron que el viernes pasado estuvo más “muerto” que hoy. Y sí, este lunes se veía gente en las calles citadinas, pero, los negocios estaban vacíos.

En los alrededores del mercado de la Merced, la actividad no paro y tampoco paran los abusos de esos comerciantes que venden productos como la fresa a 28.00 pesos con kilogramos incompletos cuando en la Central de Abasto andan hasta en 60.00. La mayoría de consumidores nunca se dan cuenta de su ilegalidad. Las autoridades de la Secretaría de Economía y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) brillan por su ausencia.

Así, mientras, fue el primer día de la “sana distancia”, ordenada por la Secretaría de Salud, para evitar el contagio de la enfermedad, y la suspensión de actividades en bares, teatros, cines, centros deportivos, gimnasios, los capitalinos siguieron con sus actividades y los comerciantes están a la expectativa para cuándo las autoridades determinen el cese de toda actividad y que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, ofreció hacerlo saber.

En tanto, Salud reportó hoy 367 casos de coronavirus confirmados con cuatro defunciones y 826 sospechosos.