Gobierno capitalino sobre la rodillas sin pies ni cabeza lleva a cabo ampliación de Línea 3 de Metrobus en Benito Juárez; vecinos protestan

0

Por Javier Ramírez

Ciudad de México, México.— En Medio de las protestas vecinales y de una consulta por la obra, el gobierno capitalino, a cargo de Claudia Sheinbaum, sin tomar en cuenta a la ciudadanía, inició la ampliación de la Línea 3 del Metrobús sobre avenida Cuauhtémoc, de Etiopía hasta Río Churubusco en la alcaldía panista Benito Juárez, sobre las rodillas, ni pies ni cabeza y sin ningún estudio para avalar la construcción.

Mientras la cerrazón de las autoridades de la Ciudad de México para escuchar a la población está a todo lo que da sin opción al diálogo, la población inconforme por la ampliación de esa línea invasiva del espacio público, comenzó su lucha para  ser escuchada.

Por eso buscan las firmas de la población afectada para que el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) apruebe una consulta ciudadana y echen abajo la construcción por la imposición gubernamental.

Los mismos vecinos cada día realizan cierres intermitentes en la avenida Cuauhtémoc como una forma de protesta y rechazo a la ampliación de la Línea 3 del Metrobús. El gobierno capitalino ni suda ni se acongoja, pero los vecinos están convencidos de que lograrán esa consulta para demostrar la inviabilidad de tal proyecto.

Y tal parece que todo va en contra del gobierno capitalino de imponer una ampliación en donde no se tomó en consideración de la población ni se llevaron a cabo los estudios de impacto ambiental ni de mitigación que deben de cubrir ese tipo de construcciones.

Los vecinos, la mayoría de la zona está en contra de la obra, insisten en que ese espacio está considerado por el mapa de Atlas de Riesgo del CENAPRED como “de alto riesgo” por donde pasa la “falla de Copilco” detectada por los sismo de 2017.

Además, denunciaron que el metrobús circulará por avenida Cuauhtémoc por encima de las instalaciones del metro de la línea 3 (Universidad—Indios Verdes), cuyas once toneladas de cada unidad del Metrobus podría provocar un desplome en esa zona.

Los mismos vecinos observan que para disponer de los seis carriles en avenida Cuauhtémoc van a tener que rebanas las aceras con lo cual el metrobús dispondrá de prácticamente tres carriles, privatizando el espacio público, y los vehículos particulares tres, incrementando el tráfico en la zona.

Además, los constructores acercarán a los edificios las coladeras del drenaje y tampoco se construirá la ciclovía.

Recordaron que la zona es habitada por personas de la tercera edad, con problemas de motricidad, lo cual también hace inviable esa ampliación, y colapsarán a los servicios de emergencia que circulan por esa importante avenida que es Cuauhtémoc.

En las obras cuando rebanen las banquetas tendrán que quitar y deforestar la zona con árboles de hasta 100 años de antigüedad, por eso, dijeron los vecinos rechazamos esa obra de ampliación del metrobús.

El descontento social va en aumento y se han sumado pueblos originarios como Xola, Ahuehuetlán, Narvarte, Santa Cruz Atoyac, Xoco y Pedro General Anaya, en el tramo Xola hasta Churubusco.

Los vecinos indicaron que la construcción por un costo de más de 400 millones de pesos, que lleva a cabo la constructora CEMEX, casi es un hecho que fue asignada directamente por el gobierno de Sheinbaum.

Los vecinos de la alcaldía Benito Juárez, acusan a Sheinbaum de romper el diálogo con la ciudadanía, y ahora se dedican a reunir casi 8 mil firmas para que el Instituto Electoral de la Ciudad México dé paso a su consulta ciudadana y echar abajo la obra impuesta por el gobierno capitalino.

Los vecinos aseguraron que la obra no tiene ni pies ni cabeza de acuerdo algunos comentarios de especialistas que han recorrido la obra, y que la primera etapa de la ampliación llegará a la estación del Metro División del Norte.

Lamentaron que las autoridades pretendan cerrar las estaciones Etiopía, Eugenia y División del Norte supuestamente por remodelación, pero, aclararon, en realidad llevaran a cabo el cierre de las estaciones por la ampliación del metrobús y dejarán incomunicada a la población de esa zona.

Aseguran que ejercerán su derecho de petición constitucional para que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum los reciba para exponerle sus puntos de vista y los porqué de su rechazo a esa construcción.