Millonario negocio de servidores públicos de Junta local de Conciliación y Arbitraje—CDMX por presunta corrupción en trámites y aplicación de justicia laboral

0
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Nepotismo en su máxima expresión, coyotaje y golpeadores a sueldo han sentado sus reales en ese tribunal laboral

Por Javier Ramírez

La Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCACDMX), a cargo Margarita Darlene Rojas Olvera, con 20 juntas con sus respectivos titulares, sufre de todos los males. Esa instancia de justicia laboral se convirtió en un millonario negocio por una presunta corrupción en algunos de sus trámites como los emplazamientos a huelga por parte de sindicatos sin representatividad de trabajadores, además del nepotismo, las autoridades permiten operar a golpeadores a sueldo que impiden se lleven a cabo las audiencias en forma pacífica, y el coyotaje, por citar algunos temas.

Por cierto, aseguran fuentes de Vorágine, que Rojas Olvera, quien fue impuesta por una cuota del ex jefe delegacional, diputado federal perredista y ahora importante servidor público en la Secretaría de Seguridad Ciudadana del gobierno federal, Jesús Salvador Valencia Guzmán por parte de Miguel Mancera, entonces jefe de gobierno capitalino. Rojas Olvera, quien fue directora Jurídica y de Gobierno en Iztapalapa con Valencia Guzmán como titular de esa demarcación, tienen una la relación sentimental, según aseguran las fuentes de Vorágine.

La titular de la JLCACDMX debió terminar en marzo pasado su gestión como presidenta de la JLCA, una vez rendido su informe de labores, sin embargo, a la fecha se siente segura de ser ratificada en el cargo por parte de Claudia Sheinbaum, pero sobre todo por parte del “supersecretario” del Trabajo y Previsión Social Federal, Arturo Alcalde Justiniani, pese a las irregularidades en su gestión.

Por eso se afirman nuestras fuentes que unas 200 gentes perredistas en aquel entonces, llegaron procedentes de la ante Delegación de Iztapalapa en nombre del ex titular de la misma Jesús Salvador Valencia Guzmán, ex diputado federal, quien renunció al PRD en el 2017 y ahora es morenista por la relación que tiene con el actual secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Información proporcionada a Vorágine, señala que a partir de la “supresión de la secretaria general de asuntos colectivos, a cargo entonces de un gran conocedor de la materia, Pablo Franco, y de que se hizo cargo después la presidenta titular, Rojas Olvera, de los registros de sindicatos y de los cambios de sus directivas, de los contratos colectivos, de las huelgas y de los conflictos colectivos, se ha recrudecido la corrupción en todos esos aspectos. Los cuales fueron puestos en manos de funcionarios venidos de Iztapalapa y que desconocen la materia y sólo ven sus intereses económicos”.

En el más alto nivel de ese tribunal, se manejan sumas millonarias, de acuerdo a información proporcionada, pues los sindicatos y federaciones pagan cantidades muy altas para que les den trámites a sus emplazamientos a huelga, entre unos 20 mil y 30 mil pesos por cada trámite.

Para los sindicatos se ha convertido en un buen negocio esos emplazamientos porque, sin tener representatividad de los trabajadores, llevan a cabo el trámite para firmar contrato colectivo de trabajo ante los patrones.

Por lo mismo, las empresas aceptan las condiciones de esas organizaciones para evitar que sus centros de trabajos se vean afectados por esos supuestos paros que en caso de estallarlos con tres meses de movimiento perderían sus inversiones los patrones, pese a que los movimientos huelguísticos casi nunca prosperen por la cantidad de requisitos que tienen que cumplir.

Además, de acuerdo a nuestras fuentes, Verónica R Zembrano, encargada de la presidencia de la Junta 16 y cuñada de la titular de la Junta, Rojas Olvera, pide dinero por firmar laudos y de acuerdo el monto del juicio. Por ejemplo, nos platican nuestras fuentes, si el asunto es de un millón, pide hasta 50 mil pesos.

Y bueno a la JLCACDMX le aquejan todos los vicios habidos y por haber como el nepotismo durante el último sexenio con Mancera a la cabeza del gobierno capitalino.

De acuerdo a las fuentes, Eduardo Santana Nieves, hermano de la Secretaria General, es Director de Auditoría Interna; Antonio Santana Nieves, también hermano, es chófer de su hermana Carolina;

María de Lourdes Santana Nieves, hermana, es secretaria Jurídica de la Junta 2 de Conciliación y Arbitraje; Mario Santana Reyes, primo, ocupa el cargo de Jefe de Archivo;

Teresa de Jesús Nieves Barrera, sobrina de Carolina, es Secretaria de la Junta 6; María Concepción Santana Reyes, Secretaria de Presidencia Junta 7; Norma Santana Susan, Jefa de la Unidad de Transparencia; Verónica Ramírez Zambrano, casada con José Manuel Santana Nieves, hermano de Carolina; Guillermo Martínez Estrella, ex-subdirector Jurídico de Iztapalapa, actual Presidente de la Junta 5; Viridiana Aguilar Rincón, ex-Jefa de área de Litigio de Iztapalapa, actual Presidenta de la Junta 2; Karina Hernández Mejía, ex-Directora de Desarrollo Urbano de Iztapalapa, actual presidenta de la Junta 9; Carlos Alberto Barranco Suárez, ex subdirector Jurídico y de Gobierno de Iztapalapa, actual Director de Contratos Colectivos (el cargo más redituable); Rafael López López, ex Coordinador General de Seguridad Pública de Iztapalapa, actual Director General de Recursos Materiales y Servicios Generales de la JLCA; Kenia Rodríguez Rojas, prima de la Presidenta y Directora General de Administración y Finanzas de la Junta.

Las viejas maldades de la policía preventiva capitalina en la época del es jefe policiaco, Arturo Durazo Moreno, que se ponían en cada esquina, para extorsionar a los automovilistas o como ocurre en las diferentes alcaldías capitalinas como en Iztapalapa para llevar a cabo lo mismo, en la Oficialía de Parte de la dependencia, a cargo Cristian Omar Figueroa González, ocurre algo similar, pues a petición de los litigantes, dirigen los juicios hacia la junta solicitada, a cambio de entre 200 y 500 pesos.

De acuerdo a información proporcionada a Vorágine, en esa misma dependencia piden entre 100 y 200 pesos de moche en por lo menos el 10 por ciento de las 40 mil promociones anuales que se tramitan y se canalizan hacia las diferentes juntas.

Las autoridades de la Junta Local capitalina tampoco tocan con el pétalo de una rosa a los golpeadores que operan en las diferentes barandillas para amedrentar a los trabajadores y testigos para que se desistan de las demandas laborales. Al contrario, prácticamente goza de protección de las mismas autoridades.

Y los mismos coyotes que “trabajan” en las escalinatas de la JLCACDMX también los dejan operar con total impunidad para cazar a trabajadores que han sido despedidos y llegan a ese tribunal a promover sus demandas. Los empleados con ese tipo de servicio carecen de garantías de que su juicio prosperar y les paguen por su despido. Es el puro negocio andando la JLCACDMX, que la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheimbaum corrija todos esos vicios como el negocio millonario que significa la JLCACDMX al nombrar a otro titular o ratificar a la actual, Rojas Olvera.