Trabaja 11 % niñez nacional sin oportunidad de jugar, descansar y crecer

0
Niños

Ciudad de México, México.– En México, y específicamente en la capital del país, gran parte de las niñas y  niños trabaja o realiza algún tipo de trabajo para mantenerse o apoyar a su hogar, y con ello pierde la oportunidad de jugar, descansar y de crecer física y psicológicamente.

El Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo señala que el trabajo infantil es “toda actividad de niños, niñas o adolescentes remunerada o no, que se realiza al margen de la ley en condiciones peligrosas o insalubres, que violentan sus derechos o que les puede producir efectos negativos, inmediatos o futuros, para su desarrollo físico, mental, psicológico, o social u obstaculizar su educación”.

En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones difíciles donde muy a menudo son separados de sus familias y expuestos a graves peligros. Esto puede incluir: esclavitud (venta y el tráfico de niños, servidumbre por deudas, trabajo forzoso), abuso sexual, criminalidad.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) hasta el año 2017 la población de menores de 5 a 17 años en el país ascendió a 29.3 millones de personas. De este universo, 3.2 millones (11%) realizaba trabajo infantil, siendo 62.7% hombres y 37.3%, mujeres.

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil (hoy 12 de junio), los datos muestran que los motivos por los que niñas, niños y adolescentes trabajan son: pago de la escuela y gastos propios, y por ayudar o por gusto. Aunque también hay quienes lo hacen porque el hogar necesita de su aportación económica, o por pagar deudas.

Según la medición del Inegi, la tasa de trabajo infantil fue más alta en las áreas menos urbanizadas con 13.6% a diferencia de las áreas más urbanizadas, donde el trabajo infantil alcanzó 7.6% de la población de 5 a 17 años de edad.

La medición del trabajo infantil en actividades económicas no permitidas comprende dos grandes grupos: los que trabajan a una edad menor a la permitida y los que teniendo la edad mínima legal para trabajar lo hacen en ocupaciones, sectores y lugares peligrosos, horarios prolongados o jornadas nocturnas, así como en empleos prohibidos o con exposición a riesgos, de acuerdo con lo estipulado en la Ley Federal del Trabajo (LFT).

En este sentido, la ocupación no permitida (por ejemplo trabajo industrial en hornos para vidrio, cerámica, fosforeras, pirotécnicas, minería, agrícola, o que están expuestos a insecticidas y fertilizantes tóxicos) la realizaron 2.1 millones de niños, niñas y adolescentes, cifra equivalente a 7.1% de la población de 5 a 17 años, personas.

Por sexo, la ocupación infantil no permitida la realizan 73.2% de los niños y 26.8% de las niñas, mientras que por grupos de edad, 38.7% lo realizó la población infantil de 5 a 14 años y 61.3% de15 a 17 años.

La tasa de ocupación peligrosa a nivel nacional fue de 18.2%. Por entidades, Zacatecas reportó el nivel más alto con 29.8% y la Ciudad de México registró la tasa más baja con 6.1%.

Los datos del Módulo de Trabajo Infantil (MTI) indican que los motivos por los que trabajan niños, niñas y adolescentes destacan el pago de la escuela y gastos propios, y por gusto o ayudar. En un segundo bloque de motivos se encuentran aprender un oficio, pagar deudas, “porque no estudia u otra razón”, y finalmente el hogar necesita de su aportación económica con 10.7 por ciento.

Cabe mencionar que en 58.3% de los casos de ocupación no permitida el empleador o la persona para quien la niña o niño adolescente trabajan fue un familiar, y en 37.5%, el empleador no lo es.

El Congreso local impulsa mayores garantías para la infancia

En el periodo ordinario que concluyó el 31 de mayo, las diputadas y diputados del Congreso de la Ciudad de México aprobaron priorizar la accesibilidad de madres a los Centros de Atención y Cuidado Infantil (CACI), con el propósito de dar certeza que la infancia esté atendida integralmente y con profesionalismo.

Los Centros de Atención y Cuidado Infantil brindan servicios de cuidado y atención a niñas y niños a partir de los 45 días de nacidos hasta los 5 años 11 meses de edad. Estos CACI ayudan al desarrollo de la primera infancia en aspectos emocional, cognitivo y físico de las y los menores, así como lo indispensable de la atención integral a su salud, nutrición y educación.

Otro grave problema que enfrenta la infancia es la trata de personas. De acuerdo con diversos diagnósticos e informes, de carácter nacional e internacional, México es un país en donde impera la trata de personas. La trata es un delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos, incluidos el trabajo forzoso y el sexo.

La Organización Internacional del Trabajo calcula que casi 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso.

Si bien se desconoce con exactitud cuántas personas son objeto de trata, el Informe Mundial sobre la Trata de Personas elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito señala que se calcula que aproximadamente 30 por ciento de las víctimas son niños, y un 70 por ciento son mujeres y niñas.

El pasado mes de mayo, el diputado José Luis Rodríguez Díaz de León presentó una iniciativa para expedir la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Trata de Personas y la Trata de Menores en la Ciudad de México, mediante la cual se pretende sancionar de 5 a 15 años de prisión a quien cometa toda acción u omisión dolosa para captar, enganchar, transportar, transferir, retener, entregar, recibir o alojar a una o varias personas con fines de explotación.

Con acciones como estas, el Poder Legislativo local fortalece a la infancia, a través de la prevención, acciones de apoyo, protección y asistencia.