Hay acuerdo… Trump tiene la última palabra 

0

Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

El vicepresidente de EU Mike Pence y Marcelo Ebrard finalmente llegaron a un acuerdo: se despliega un muro militar de contención en la frontera México-Guatemala y cambian y endurecen radicalmente las condiciones de migración y asilo para parar totalmente el flujo de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos.

Ahora sólo falta que Donald Trump lo apruebe… y detenga o decida continuar con la aplicación de su plan de aranceles a México, dijo Pence.

“El tiene la última palabra”, indicó el vicepresidente.

Trump concluye este fin de semana una visita de Estado a Gran Bretaña, Irlanda y Francia por el 75 aniversario del Día D que inició el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En los hechos el tema de los aranceles a México como parte de su embate contra la ola de inmigrantes hacia EU es, hasta ahora, el tema central del inicio formal de su campaña por su reelección y, de acuerdo a sondeos, el tema que más preocupa a la mayoría de los norteamericanos.

AMLO CONTRA LA PARED DE TRUMP

El acuerdo, en los hechos, anula la tan festejada política de puertas abiertas a migrantes de Andrés Manuel López Obrador.

Y es que lo convenido por Ebrard con Pence no sólo incluye la militarización de la frontera a través del despliegue de la Guardia Nacional, sino cambios en la política de asilo y paso de migrantes.

Los cambios a las normas de asilo en la región obligarían a México, Guatemala, Honduras y El Salvador a aplicar una nueva política en la que los migrantes se deberán registrar, pedir asilo, en el primer país al que lleguen luego de dejar el suyo, y luego esperar ahí a que se apruebe o no su petición.

Ya no podrían llegar a EU para hacer este trámite.

En caso de que logren evadir el control militar mexicano y los retenes del Instituto de Migración a lo largo de México, y logren llegar a la frontera con EU, serían considerados ilegales y susceptibles de ser deportados sin más trámite hacia sus países de origen, o a México, para luego desde aquí ser enviados a sus naciones.

El paraíso de control migratorio soñado por Trump, sin que pase por la aprobación del Congreso norteamericano.

Insisto: De concretarse dicho plan, EU deportaría a México a los solicitantes de asilo provenientes de Guatemala, y a Guatemala a los solicitantes de asilo hondureños y salvadoreños.

AMLO APROVECHA EL GOLPE

Informado del acuerdo la tarde-noche del miércoles por EbrardAMLO tuvo que palomearlo porque lo de los aranceles significaría gobernar un país en quiebra con consecuencias económicas y sociales impredecibles, y -conocedor de la historia- de inmediato decidió acudir al viejo y muy probado método de convocar a la “unidad nacional”.

Así durante la conferencia mañanera de ayer lanzó su convocatoria a un gran acto de unidad de todos los mexicanos por la dignidad de México a celebrarse la tarde del sábado en Tijuana, Baja California, el punto más conflictivo de la frontera con Estados Unidos.

La derrota y repliegue frente a Trump los convierte así en un triunfo interno de aprobación y unidad alrededor de su persona.

Ahí va a estar la mayoría si no todos los gobernadores convocados ya por Francisco Domínguez, en su calidad de presidente de la Conago.

Y también la mayoría de los senadores de todas las fracciones -estaban por confirmar los del PAN-, encabezados por Ricardo Monreal como presidente de la Junta de Coordinación Política de la cámara alta.

También los diputados encabezados por Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación en San Lázaro.

Y los dirigentes de todas las organizaciones de la iniciativa privada así como los de los partidos políticos.

Y miles y miles de mexicanos de a pie. Llenando la plaza pública.

Es nada más y nada menos que por la Dignidad de México. Como si eso importara a los estadounidenses y a Trump.

Como en los viejos tiempos, pues.

MONREAL VA AL FONDO

Detrás del acto mediático y político de AMLO, está el posible efecto de la imposición de aranceles con lo cual Trump dobló ya al tabasqueño.

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado adelantó que un análisis del Instituto Gilberto Bosques, el tink-tank del Senado indica que de aplicarse los aranceles de Trump tendría un efecto devastados para los consumidores de EU y México y alteraría todas las relaciones comerciales entre ambos países.

“El costo para los consumidores estadounidenses sería de 18 mil millones de dólares anuales y si se cumple la amenaza del 20 por ciento, (al aumentar paulatinamente los aranceles) el impacto llegaría a los 100 mil millones de dólares anuales”.

Recordó que al entrar en vigor el Tratado de Libre Comercio en América del Norte el TLC el 1° de enero de 1994 en México, Estados Unidos y Canadá se creó una de las áreas de libre comercio más grandes del mundo que hoy representa a 482 millones de personas  (7% de la población mundial).

Este Tratado. recientemente renegociado y en curso de ser ratificado por los congresos de los 3 países, genera un 28% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y representa el 16% del comercio global.

Sin duda el TLC, dijo Monreal, generó múltiples cadenas productivas fundamentales para la competitividad de la región de América del Norte.

Éstas aseguran el abasto de múltiples productos de consumo prioritarios en los mercados de las 3 naciones.

Según datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos el TLC hoy T-MEC generó en 2018 un intercambio comercial por  611 mil millones de dólares.

Ese año EU exportó a México 265 mil millones de dólares e importó 346 mil millones de dólares. El intercambio comercial entre ambos países es de 1 millón de dólares POR MINUTO.

Durante el primer trimestre de 2019, México se convirtió en el principal socio comercial de Estados Unidos, consolidándose como su más importante mercado de exportación y principal proveedor, con un intercambio de 150 mil millones de dólares para ese periodo.

En pleno proceso de ratificación legislativa del T-MEC, apenas el 30 de mayo el presidente Donald Trump sorprendió a todo con su anuncio de que impondría aranceles del 5% a la importación de todos los productos provenientes de México a partir del10 de junio.

Y que esos aranceles se incrementarían de forma progresiva en julio, agosto, y septiembre, hasta alcanzar el 25% el 1º de octubre de 2019.

Ello impactaría y alteraría toda la relación comercial establecida por el TLC durante los pasados 25 años.

De ahí la importancia del acuerdo Pence-Ebrard / Trum-AMLO en curso que depende de la contención del flujo migratorio.

Un tema esencial en la búsqueda de la reelección de Trump y en la necesidad de distraer a los mexicanos de los problemas generados por la caída constante de la economía, los problemas generados por conflictos como el del aeropuerto de Santa Lucía o la construcción de la refinería de 2 Bocas y la necesidad del fortalecimiento popular de AMLO dentro de México.

Eso es todo.