Y AMLO se siente soñado

0

Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

El Presidente López Obrador estaba ayer exultante. Nunca antes había participado en un momento que lo hiciera sentir consciente, realmente dentro de la historia.

Ayer, al anunciar su rechazo a las propuestas de 3 grandes empresas internacionales en la construcción de la refinería de 2 Bocas, para decidir el mismo que el proyecto lo haga Pemex y Energía con sus recursos y técnicos estaba probando lo que pudo sentir el general Lázaro Cárdenas al ordenar la creación de Pemex y las refinerías luego de la expropiación petrolera.

Todo lo demás no importó.

No le importó ni interesa ni saber ni entender, que, al decidir hacer esa refinería con técnicos y recursos propios, de su gobierno, está retando a las calificadoras e inversionistas nacionales y extranjeros, al sistema financiero todo, a los empresarios y capitales a replantear sus proyecciones y calificaciones sobre Pemex y México.

Es obvio que en su anuncio y explicaciones no tomó en cuenta que al decidir hacer todo lo anterior cerrando lo más que se pueda la participación de capitales y empresas extranjeras en 2 Bocas, Tabasco, está marginando peligrosamente al nuevo Tratado de Libre Comercio EU, Canadá-México en curso dentro del Senado norteamericano y que ordena abrir todos estos proyectos a empresas y capitales de los tres países.

Y evidentemente está tan obsesionado por insertarse en los zapatos y sacos del general Cárdenas, de Benito JuárezMadero y otros, es decir, en reconstruir la historia de todos ellos para adecuarla a la suya en lo personal, que no entiende que las Leyes de Murphy son ineluctables, sobre todo la primera que dice: si algo puede fallar, fallará.

Y construir una refinería es tan complejo que quien lo haga se va a enfrentar a innumerables fallas.

Por lo pronto Andrés Manuel López Obrador afirma que “me canso ganso” que lo hace. El para qué y por qué son lo de menos.

Frente a sus argumentos no hay defensa. Dos Bocas va porque va.

REACCIONES  

En una respuesta inmediata, la calificadora Moody’s Investors Service dijo que todo el proyecto era por demás preocupante.

Y consideró que construir una refinería en 3 años y con un costo cerrado de 8 mil millones de dólares es simplemente “muy optimista”. La percepción de sus analistas se indicó, es de que todo derivará en retrasos y sobrecostos

“Se valida nuestra preocupación en torno a que los estimados del gobierno de México fueron optimistas”, dijo Peter Speera, analista de Moody’s.

Cargarle PEMEX  y a Energía el proyecto, dificultará la ya muy complicada tarea de directivos y funcionarios en su batalla por evitar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes, agregó.

“Esto también eleva el riesgo de retrasos y sobregiros de costos que pudieran sumar más presión a las finanzas de Pemex”.

La Confederación Patronal de la República Mexicana, la Coparmex, simplemente exhortó a López Obrador a reconsiderar su plan.

La dirigencia de Coparmex indicó que López Obrador no puede ignorar que Pemex es la empresa petrolera más endeudada del mundo y que un proyecto de esta naturaleza inevitablemente afectará su funcionamiento y sus ingresos.

Tal como lo anuncio, pareciera que López Obrador tenía desde antes la intención de convocar a grande empresas para luego desecharlas y arrancar su propio proyecto, indicaron especialistas.

El proceso de licitación incluyó la participación de 4 consorcios: Bechtel-Techint (Estados Unidos, Italia-Argentina); WorleyParsons-Jacobs (Australia-Estados Unidos) y las empresas Technip (Francia) y KBR (Estados Unidos).

Todos ellos, explicó ayer AMLO, presentaron costos mayores a los 10 mil millones de dólares y fechas de entrega de entre 5 y 8 años cuando se les había pedido no sobrepasar los 8 mil millones de dólares y los 3 años para la entrega final.

Y de repente sale el tabasqueño con que, ante el incumplimiento de los consorcios internacionales, él ya tenía el Plan B que era el de que Pemex y Energía construyeran la refinería.

¿Es viable lo que dice AMLO?

Hay quienes ayer recordaron que en febrero pasado el Instituto Mexicano del Petróleo distribuyó un proyecto para 2 Bocas con un costo de 14,740 millones de dólares, Quienes lo elaboraron, expertos en el tema, se dijeron “perturbados con el cambio de táctica” del tabasqueño.

“Me parece una irresponsabilidad, es una improvisación total, no lo van a poder hacer”, indicó David Shields, consultor en temas de energía, a France Press.

“Una refinería requiere un altísimo grado de detalle en su diseño”, subrayó.

Otros especialistas y consultores indicaron que es preocupante la improvisación con que está actuando López Obrador, sólo amparado por un voluntarismo muy alejado de la realidad de un proyecto que requiere de grandes complejidades en su diseño y ejecución.

Habría que recordar hoy que la calificadora Fitch redujo en 2 escalones su proyección a finales de enero y en el primer trimestre del año, el primero bajo el gobierno de López Obrador, Pemex perdió 1,876 millones de dólares.

Pemex, lo saben todos en ese sector, requiere subir sus inversiones y revertir su producción, que cayó de 3.4 millones de barriles diarios en 2004 al promedio de 1.6 millones.

La empresa estatal tiene una desmesurada deuda de 106,500 millones de dólares.

LA FIESTA POR LA EDUCATIVA

Luego del tropiezo que algunos quisieron colgarle a Ricardo Monreal como ineficiencia o debilidades de liderazgo, ayer finalmente el Senado aprobó la reforma educativa con que operará el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Y de paso cumplió una más de sus promesas de campaña: derogar la anterior que mantenía en estado de guerra a la CNTE y un buen número de docentes del SNTE.

Así, con el voto sumado, acordado, convenido de Morena, PRI, PRD y MC Monreal logró la mayoría calificada para dar el paso final al menos en el Senado respecto de esta reforma.

No deja de llamar la atención que al final el zacatecano, líder de la mayoría de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado logró deshacer al bloque opositor que había formado los coordinadores de PRI, PAN, PRD y MC y que impedía aprobar las minutas y reformas que requerían mayorías calificadas.

Así al final en este debate se quedó sólo el grupo de senadores de Acción Nacional que ahora comanda directamente Marko Cortes desde la dirigencia nacional del blanquiazul.

Para nadie es un secreto que el michoacano Cortes se ha metido de lleno a operar en el Congreso porque quiere convertirse en una alternativa de oposición frente al gobierno de López Obrador con miras a recuperar terreno en las elecciones intermedias del 2021 y en las presidenciales de 2024.

En el Senado su alfil es el senador Damián Zepeda, a quien Cortés tuvo que negociar en su carrera por la dirigencia nacional del PAN.

Lo único cierto es que de nuevo el único ganador de toda esta contienda es Ricardo Monreal.