Hay 850 millones enfermos del riñón en el mundo; mueren hasta 7.1 millones de personas al celebrarse el día mundial del padecimiento este 14 de marzo

0

Ciudad de México, México.— Al celebrarse el “Día Internacional del Riñón 2019”  el 14 de marzo, hay 850 millones personas con esa enfermedad en el mundo, cuya padecimiento provoca hasta 7.1 millones de muertes prematuras al año por falta de atención, y la enfermedad renal crónica (ERC) provoca 2.4 millones de defunciones al año, y la lesión renal aguda (AKI por sus siglas en inglés) afecta a 13 millones de personas en nivel global.

En México, la Sociedad Internacional de Nefrólogos y la Federación Internacional celebrará ese día con el tema “Salud Renal: para todos en todas partes” y sensibilizar a la población mundial y aumentar la conciencia sobre la importancia de nuestros riñones, sobre el comportamiento preventivo, factores de riesgo y cómo vivir con una enfermedad renal.

Los especialistas señalan que las enfermedades renales surgen frecuentemente de condiciones sociales como pobreza, discriminación de género, falta de educación, riesgos laborales y contaminación, entre otros.

Y ejemplifican: el 85% de los casos de lesión renal aguda (uno de los principales causantes de ERC) se encuentra en países de bajos y medianos ingresos. Sin embargo, se puede anticipar educando a la comunidad y a los trabajadores locales sobre medidas de prevención y detección de signos de alerta temprana que requieran una intervención inmediata.

A pesar de que la enfermedad renal se puede prevenir en algunos casos, los investigadores añaden, es frecuente que los pacientes necesiten tratamientos de por vida, como medicamentos, diálisis, hemodiálisis o trasplante renal, los cuales son inalcanzables en muchos casos: por ejemplo, en muchos países miembros de la OCDE, el paciente debe pagar la terapia sustitutiva de su bolsillo, haciéndola inaccesible por sus altos costos.

Indican que el trasplante, una solución rentable, falta infraestructura y de un equipo especializado en varios países es igualmente inaccesible. Si bien las políticas y estrategias nacionales para las enfermedades no transmisibles (ENT) están generalmente presentes en muchos países, a menudo faltan políticas específicas dirigidas a la detección, prevención y tratamiento de la enfermedad renal, apuntan los especialistas.