Tortuosas “colas” en andenes de estaciones del Metro provocan caos y más molestias a usuarios en viajes

0
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Por Javier Ramírez

Ante la falta de recursos para adquirir trenes en cinco líneas y en seis más prácticamente sin nada qué hacer, el STC Metro, a cargo de Jorge Gaviño Ambriz, trasladó las tortuosas “colas” con un modelo matemático a los andenes de 20 estaciones de correspondencia de ese medio de transporte a fin de mejorar el servicio al ordenar y agilizar el descenso y ascenso de los usuarios de los trenes y nadie se “agandalle” los espacios en el Metro.

Sin hacer una campaña de información entre los usuarios  sobre la medida impuesta en esas estaciones, en donde pintaron en el piso del andén líneas amarillas y flechas que señalan el descenso, las cuales delimitan cada una de las salidas de los usuarios cuando llega el tren a la estación y a los lados de aquellas marcas se hacen las filas para cuando llega el tren a la estación bajen y suban los usuarios de “manera ordenada”. En ocasiones las puertas del convoy no coinciden con esas indicaciones gráficas. Niega Gaviño caos por esa la medida.

De acuerdo a un recorrido de Vorágine, por varias estaciones, en horas no picos, se hacen las colas de usuarios que llegan a topar en las paredes del andén y al mismo tiempo obstruyen el libre tránsito de otros usuarios por el mismo pasillo.

En otros casos, los pasajeros hacen caso omiso de la medida y se observa aumento de los conflictos entre los usuarios al descender y ascender del tren con el objetivo de seguir su viaje de por sí tormentoso. Gaviño Ambriz asegura que ese modelo impuesto sí funciona y que tiene las grabaciones y todos los días lo ve.

Sin embargo, las colas, por ejemplo, en las taquillas del mismo metro, lo único en lo que ayudan es hacer perder el tiempo a los usuarios y así ocurre con las filas en los bancos y en los pagos de servicios. Pero el titular del STC Metro dice lo contrario.

En la Cámara de Diputados, Gaviño Ambriz admitió que el Metro necesita unos 30 mil millones de pesos atender sus necesidades de funcionamiento, y una inversión anual por 20 mil millones para su estabilidad.

Entrevistado por Vorágine en los pasillos de San Lázaro sobre la medida tomada, Gaviño Ambriz admitió que las aglomeraciones en horas no pico podría resolverse con la adquisición de más trenes en las líneas 12, 2, 3, B y en la misma A para tener más capacidad de transportación de usuarios, pero, añadió, “eso implica recursos”.

Gabiño Ambriz dijo que esa disposición sí funciona en las 20 de las 45 estaciones de correspondencia del Metro señalizadas y se va a ampliar a todas.

Esas estaciones, dijo, donde baja y sube mucha gente funciona ese tipo de fórmula matemática diario, y no se ocasiona más caos, al contrario. Cuando se le pregunta que la gente quiere abordar el tren para llegar a su destino y tiene que formarse, responde:

“Si la gente quiere subirse cuando la gente está bajando, se crea el problema, porque entonces, generalmente en las estaciones de correspondencia, por ejemplo en Hidalgo o en Pino Suárez, bajan aproximadamente entre 500 y 700 personas de un  tren, mínimo 400, si esas 400 las detienen porque quieren meterse el usuario que espera el tren, a la mejor logra que no se bajen esas personas, pero si no se bajan tampoco se pueden subir muchas, lo que hay que hacer es abrir el espacio para que la gente baje y luego puedan subir”.

Se le insistió en que los andenes son muy estrechos, las colas o finales chocan con las paredes, a lo cual respondió Gaviño:

“No. Todos los días funciona, tú me podrías decir que son muy estrechos, choca la gente cuando no se forman, yo lo veo diario en todas las estaciones, porque tengo la pantalla de todas las estaciones de correspondencia”.

Sin dar a conocer el monto del costo del proyecto, Gaviño dio a conocer que estudiantes universitarios de un doctorado de matemáticas en la UNAM ganaron un premio del STC Metro, que consistió en hacer un estudio sobre la entrada y salida con una tesina, publicarla conjuntamente con el Metro, aunque nunca dijo que se llama el proyecto.

Luego, abundó:” Los apoyamos para que hicieran la presentación en una estación, la sorpresa fue que funcionó muy bien, al estar funcionando bien, les pedimos muchachos que nos hicieran los estudios, en dónde más pudiéramos ocupar estos espacios. Ellos hicieron los estudios y concluyeron que todas las correspondencias era posible, entonces   estamos haciendo un trabajo de investigación para ver los resultados desde el punto de vista académico.

Gaviño niega que la red del Metro esté a su máxima capacidad. “Está a su máxima capacidad en horas pico que son muy cortas. Aquí hay muchas formas de resolver el problema de raíz, uno sería tener un horario escalonado, que las empresas determinaran que unos entran a las 8, unos a las 9, otros a las 10 y otros a las 11, y que salgan escalonadamente, como en algunos países lo han resuelto.

“Claro que eso no depende de nosotros, depende de toda una planeación macro económica que algún día alguien la va plantear a nivel federal y se podrá implementar”.

Dijo que “otra posibilidad es tener más trenes en las línea 12, en la línea 2, en la línea 3, en la B, en la A misma, y tener más capacidad, resolveríamos el problema también cuando menos subiríamos un millón sin problema, pero eso implica recursos”.

Lo que estamos haciendo en las estaciones de correspondencia es que “rápido pueda descender y ascender la gente. Tú lo que tienes que hacer es hacerte a un lado para la gente baje rápido y puedas subir, ‘antes de entrar deje salir’, esa es la clave, ya que salgan entra ordenadamente, no te agandalles los espacios, sobre todo si alguien llegó primero, si llegaste después entras después”.

Informó que la medida tiene desde principios de año y es paulatino y “estamos viendo en donde puede funcionar y lo estamos implementando, ahora está funcionando bien en 20 estaciones, excepto en Pino Suárez por estar en obras, pero en Hidalgo sí, Balderas (también)”.