Aprueban diputados minimizar riesgo de infición con recolección de envases vacíos de plaguicidas

0
Cámara de Diputados

Ciudad de México, México.– La Cámara de Diputados aprobó el dictamen de una minuta del Senado para implementar un sistema que minimice el riesgo de contaminación, a través de la recolección de envases vacíos de plaguicidas, que en ocasiones son reutilizados.

El documento adiciona un artículo 47-K de la Ley Federal de Sanidad Vegetal, se aprobó por unanimidad, con 336 votos a favor, y se turnó al Ejecutivo federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Se plantea que las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) promoverán la recolección de envases vacíos que contuvieron plaguicidas.

Esta medida tiene la finalidad de reducir los riesgos de contaminación durante la producción primaria de vegetales, al fortalecer las buenas prácticas agrícolas, proteger los recursos naturales y prevenir riesgo de daño en la salud animal, humana y al medio ambiente.

En el documento se señala la necesidad de buenas prácticas agrícolas, buen uso de agroquímicos y un adecuado manejo de envases vacíos de plaguicidas, ya que su uso incorrecto provoca efectos adversos en el ambiente y al ser humano.

Se recuerda que la Sagarpa, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), lleva a cabo el Programa Nacional de Recolección de Envases Vacíos de Agroquímicos y Afines (PNREVAA).

Las organizaciones para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) y Mundial de la Salud (OMS) sostienen que el manejo incorrecto de esos envases es peligroso para los seres humanos y el medio ambiente.

Alertaron del peligro de reutilizar los envases vacíos para almacenar agua y alimentos, lo que provocaría envenenamientos por plaguicida, así como los envases abandonados en la naturaleza pueden generar contaminación en los suelos y en las fuentes subterráneas de agua.

El dictamen también resaltó que los contenedores de plaguicidas en ocasiones son tirados en los canales de riego, ríos, arroyos, zanjas, brechas, barrancas, campo abierto y, en otros casos, quemados o enterrados, generando focos de contaminación al medio ambiente y un problema para la salud de personas, vegetales y animales.