Conagua, GCDMX y mexiquense dejan sin agua a millones de habitantes ante daños en red hidráulica por sismo 19–S

0
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Por Javier Ramírez

Ciudad de México, México.— Por más de quince días, después del sismo del 19 de septiembre pasado que dañó la infraestructura hidráulica mayor y menor, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de Roberto Ramírez de la Parra y los gobiernos capitalino, a cargo Miguel Ángel Mancera y mexiquense, de Alfredo del Mazo Maza, dejaron sin el agua potable en las tomas domiciliarias a millones de personas en siete jurisdicciones.

Durante ese lapso de tiempo ha habido de todo, desde incapacidad de las autoridades federales, estatales y delegacionales para atender la emergencia, cierre de calles en protesta por el desabasto, secuestro de pipas por los abusos de sus operadores de cobrar la entrega del vital líquido, y abrir las válvulas de las tomas generales del agua en las calles, para surtirse de ese bien, lo cual significó un negocio de algunos vivales que instalaron, de manera improvisada, motobombas para sacar el agua.

Para muchos vecinos ha sido increíble la lentitud con la cual las autoridades han reparado las fugas en la infraestructura de la Conagua y las tuberías en la red hidráulica de la capital del país.

Pese a la información oficial de que se han reparado las 26  fugas de los ramales Tláhuac y Mixquic-Santa Catarina, y las reparaciones en su infraestructura local en la Ciudad de México, el problema de la carencia de agua persistió por más de quince días después del sismo del 19—S, entre la población de las delegaciones Iztapalapa, Iztacalco Xochimilco y Tlahuac, y en el norte de Nezahualcóyotl, en La Paz, Zumpahuacán y Tenancingo, en el estado de México.

El gobierno federal y de la Ciudad de México han presumido dotar de millones de litros a la población afectada, lo cual se quedó corto, pues las protestas vecinales no se han hecho esperar al grado de que vecinos han prácticamente secuestrado a los choferes de las pipas ante sus abusos de cobrar por surtir el vital líquido a la población. Acto seguido, distribuyen el agua entre sus vecinos.

El Sistema de Aguas (SACMEX) dio a conocer que entregó 23.7 millones de litros en 2 mil 418 viajes hasta el 30 de septiembre, mientras la Conagua dijo dotar de 17 millones 745 mil litros a la zona metropolitana del Valle de México: 9 millones 445 mil a la Ciudad de México y 8 millones 300 mil al Estado de México hasta el 2 de octubre pasado.

El pasado 2 de octubre, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó de la reparación de 26 fugas en la línea de conducción de los ramales Tláhuac y Mixquic—Santa Catarina ocasionadas por el sismo del pasado 19 de septiembre, por lo que quedó restablecido el servicio en esa infraestructura que dota del vital líquido a la población de Iztapalapa y Tláhuac.

Entre los trabajos realizados, dijo Conagua, destaca el cambio de 192 metros de tubería, en tres tramos diferentes, que estaba en estado crítico y ya no podía funcionar.

El jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera conforme fueron pasando los días posteriores al terremoto fueron aumentando los reportes de daños a la infraestructura hidráulica de la capital del país. En uno de sus primeros reportes hizo saber de mil 140 fugas  en el Acueducto Tláhuac—Neza, veinte de ellas en una tubería con diámetro de 1.52 metros.

En relación al Acueducto Xochimilco, Mancera dijo que las reparaciones han concluido 80 por ciento de los daños por fugas y únicamente resta cancelar un desfogue para operar en su totalidad. “Esto quiere decir que para hoy aproximadamente a las 7, 8 de la noche, creemos que pueda estar resuelto ya también este otro acueducto”.

En el informe del 4 de octubre, Mancera señaló que de las mil 413 fugas reportadas tras el sismo, 918 han sido reparadas y se considera que para el día de mañana puedan rebasar las mil concluidas. El hecho es que la población de las delegaciones Iztapalapa, Iztacalco, Tláhuac y Xochimilco se han quedado sin el vital líquido en sus casas y la crisis del agua no se acaba. En todos esos trabajos, habló que se harían inversiones millonarias.

CRSIS DE ABASTO DE AGUA EN IZTAPALAPA

En la delegación Iztapalapa, a cargo de Dione Anguiano, la crisis de abasto de agua ya afectó a un millón y medio de habitantes de sus habitantes, cerca del 75 por ciento del total, en 245 colonias de la demarcación, lo cual se deriva de las 800 fugas del líquido causadas por los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre, de acuerdo a las autoridades delegacionales.

Ante esta situación, resaltó, las pipas de la delegación, particulares – rentadas por su gobierno –  y 18 enviadas por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) han sido insuficientes para atender la demanda de la población por el vital líquido.

Según Anguiano se preveía que el tanque de La Caldera quedaría reparado y con la participación de empresas particulares también se subsanarían las fugas. En los hechos a la población le sigue faltando agua y dicen los vecinos que no hay para cuándo llegue agua a su toma domiciliaria.